Neil Young and Crazy Horse (18-07-2013) – Big Festival – Biarritz (Francia)

neil young

Corriendo el riesgo de que la subjetividad se apodere de quien escribe estas líneas, Neil Young es sin duda uno de los artistas más importantes de las cinco últimas décadas, su forma de entender la música y de llevarla al directo es inigualable. Alguien definió su obra como oceánica, lo mismo se puede decir de sus directos, en su concierto de Big Festival en Biarritz volvió a demostrar lo mismo que hizo en nuestro país en ocasiones anteriores (Rock in Río 2008 o Primavera Sound 2009), pero está vez había dos diferencias sustanciales, su banda de acompañamiento eran Crazy Horse (Billy Talbot, Ralph Molina y Poncho San Pedro) y su presencia encima del escenario, mucho más contundente, haciendo un símil deportivo, se podría decir que está en un “Pico de Forma”.

No hay muchos artistas de su generación que a estas alturas sean capaces de hacer un disco de la envergadura de “Psychedelic Pills”. Tan solo con “Driftin’ Back”, “Walk Like a Giant” y “Ramada Inn”, por calidad y minutaje, no le habría hecho falta nada más para sacar un álbum que nos retrotrae a otros como “Ragged Glory”, “Broken Arrow” o “Greendale.

Centrándonos en el concierto, como era de esperar por los inquietos, este comienza con “Love and Only Love”, un comienzo atípico, chuletón de primeras, las ensaladitas al tío Neil no le van, le sigue “Powderfinger” una de las canciones más bellas que ha escrito, con unos apabullantes coros de Billy Talbot y Ralph Molina.

Seguimos con algo más ligerito “Psychedelic Pills” de su nuevo disco, todavía el sonido no es el mejor posible, y llega el momento de la noche “Walk Like a Giant” que comienza con esos riffs tan característicos acompañados de los silbidos que a día de hoy todavía están en mi cabeza, van pasando los minutos y la tormenta va llegando poco a poco, ahora sí, el sonido es impresionante, hasta veinticuatro minutos llega a durar la canción, nadie quiere que acabe.

Nos dan un respiro con “Hole in the Sky”, canción inédita que da paso al set acústico. Como no!, la maravillosa y manida “Heart of Gold” lo abre, sorprende con “Human Highway”, homenajea a su querido Dylan con “Blowin’ in the Wind” y nueva canción inédita, en este caso al piano “Singer Without a Song”, después del gigante nos sabe a poco, por otro lado sorprende y agrada la educación del público mitad español mitad francés.

Pero nos está esperando otra de las estrellas de la noche, “Ramada Inn” otra maravilla de su nuevo disco que nos pone los pelos de punta. Vuele a darnos otra sorpresa con “Surfer Joe and Moe the Sleaze” de uno de sus discos más vilipendiados como es “Re-ac-tor” que nos mete de lleno en el lado más punkarra del tío Neil, con “Sedan Delivery” y el apoteosis final con “Rockin’ in the Free World”, con alguien susurrándome al oído, ¡quien no se subleve con está canción, es que no tiene sangre en las venas!.

Para cerrar dos perlas, el aguerrido “Mr.Soul” de la época de Buffalo Springfield y el corrosivo “Hey Hey, My My (Into the Black)”, que después de dos horas y diez minutos, nos dejaron con ganas de más. Eso si, les tendré en cuenta no haber podido escuchar esta vez “La Chica Canela”.

Por Rock in Chains

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.