MURDER BY DEATH (13-05-2013) – SALA LA BOITE – Madrid

murder

Su anterior visita me dejó un sabor más bien bueno pero junto con su nuevo concierto me he dado cuenta de una cosa, y es que es imposible, al menos con el sonido que nos hemos encontrado en ambos directos, poder reproducir el sonido detallista de sus discos. En parte es una pena porque con la nueva incorporación de Scott Brackett a la formación (antes en Okkervil River), la cosa prometía pero, al menos desde nuestro lado de la sala, prácticamente no se le oyó. Penita. Tal vez la cuestión sea enfocarlo todo hacia la intensidad que desprenden buena parte de sus canciones y tratar de amplificarla en directo y ahí sí que no tuvieron problemas. A pesar de que la voz de Adam Turla tampoco es que se oyese con mucha claridad. Al menos desde nuestro lado de la sala. Penita.

Pero vayamos al grupo que es de lo que se trata. Empezaron bastante fuerte, nada más y nada menos que con “As Long as There is Whiskey in the World”, título borrachuzo donde los haya. La verdad es que centraron su concierto fundamentalmente en sus cuatro últimos discos editados. Recordaron el reciente lanzamiento itunes dedicado a las versiones con la de INXS (“Never Tear As Apart” ). Pero vamos, fueron a por singles claramente: “Fuego!”, “Brother”, “Ball & Chain”, “King of the Gutters, Prince of the Dogs”…luego vuelvo sobre el tema set list. Ahora pasemos a…

…cómo encararon el concierto. No sé si la palabra es trepidante pero es curioso que incluso afinando entre canción y canción, mi sensación es que no hubiese mucho respiro. Puede que lo épico, animado de las canciones, el echar toda la carne en el asador al finalizar cada una de ellas, hiciese que tu cuerpo pidiese un descanso y ¡zas!, justo empieza la siguiente canción. Es difícil no sentir con “I Came Around” o “Straight at the Sun” esa sensación que comento. Además de la voz de Adam Turla, Murder by Death tiene el punto y aparte del violonchelo de Sarah Balliet que se concentra de forma absoluta, de mayor manera teniendo en cuenta Scott Brackett se encargaba de las partes del piano,  y aunque esta vez se dejó llevar algo menos que en su primera visita, está claro que hace de Murder by Death un grupo único, lleno de matices.  Si a eso añadimos a Dagan Thogerson, el batería, que las pocas veces que me fijé en él estaba fuera de madre y machacaba la batería como si se encontrase en la fragua (los matices, como hemos dicho, para Sarah), es difícil que la cosa no se sintiese, al menos, intensa.

Pero retomo el cancionero. Es difícil que de entre todos los temas, no sobresalgan en cada uno de nosotros algunas joyas. Lo extraño en mi caso es que las que más me impresión me dejaron fueran todas del último disco (del cual no escatimaron, nada menos que seis temas). “My Hill” que curiosamente parece un tema más discreto en el disco, y digo “parece”, sonó con un arreglo completamente diferente y con un batería muy presente que me dejó sorprendido para muy bien. Hay que hacerse con una grabación en directo de dicho tema, chicos. “The Curse of Elkhart”, con la sencilla participación del público son siempre de esas canciones bien recibidas, para que los timoratos desnuden un poco las cuerdas vocales y que los aberrados las deshagan. Y tal vez sobre todas ellas, “Lost River” que me pasé canturreando durante un par de días después del concierto, y eso, como las películas que te acompañan una temporada después del visionado, o los sueños que te dejan todo el día atontado, es una sensación difícil de describir, pero muy agradable.

En suma, es difícil aclarar porqué muchos preferimos esta segunda visita de Murder by Death, sin que la primera fuera mala en absoluto, ya que su actitud es muy parecida. Yo les ví con más aplomo tal vez pero sobre todo, me doy cuenta que, como he dicho, los siento como uno de los mejores descubrimientos que hemos hecho, por muchas razones. De momento no han fallado nunca, y su directo no es una excepción.

Por Rock in Chains
Foto Ricardo Feiticeira www.feiticeira.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.