Brujería, canibalismo, explotación infantil, abandono de menores… Hansel y Gretel, cazadores de brujas.

ESTRENO EN ESPAÑA 1 DE MARZO 2013 hansel y gretel cartel

Hansel y Gretel, cazadores de brujas.

Brujería, canibalismo, explotación infantil, abandono de menores…Que los cuentos que nos contaban de pequeños eran de lo más morboso es algo evidente, no sé qué pretendían los hermanos Grimm con un cuento como Hansel y Gretel, igual que el rollo zoofílico que tan claro queda en Caperucita Roja de Perrault. Pero lo que está claro es que, en tiempos de corrección política como estos, un cuento así ya no tiene cabida. Apuesto a que ningún niño se va a la cama escuchando esta serie de barbaridades que solo provocaban pesadillas o que han traído como consecuencia la aparición en el mundo de una serie de desviados amantes del llamado cine de género, como un servidor.
Es por ello que, a priori, una película como esta no hizo sino poner en funcionamiento esa parte degenerada de mi cerebro que me empuja a ver toda película de terror por mala que sea, que hace que disfrute de todo aquello que llamamos cine fantástico. Pero todo tiene un límite, hasta en mi anchísima manga hay cosas que no entran. Y aquí tenemos un ejemplo.

La historia comienza con el cuento tradicional, donde los dos hermanos son abandonados a su suerte en el bosque por su padre, ordenado por su madre (primero de los muchos cambios, porque era una madrastra, y la motivación era porque les iban a embargar la casa, creo, y los de stop desahucios no habían llegado a tiempo; aquí los motivos son diferentes y no puedo destriparlos). Así llegarán hasta una casa hecha de chuches donde habita una malvada bruja que quiere zamparse al niño, engordándolo a base de dulces. Pero los niños acaban matando a la sierva de Satán y deciden consagrar su vida al noble arte de matar a cuanta bruja hay en Alemania y Austria. Por lo que vemos en los títulos de crédito, esa zona era propensa a la aparición de brujas, puesto que había más brujas que bebedores de cerveza, que ya es decir.

Ya de adultos, ella es un pivonazo vestida de cuero y él un chulazo, aún más encuerado, con armas más propias de Robocop que vete a saber de dónde las han sacado. Pero su tragedia infantil ha dejado secuelas: ella tiene constantes pesadillas en las que ve a sus padres y él es diabético por culpa de la dieta rica en azúcares que le proporcionó la bruja para cebarlo, por lo que tiene que pincharse insulina con una moderna jeringa de hierro. Sí, como lo estáis leyendo. Su llegada a Augsburgo para acabar con los secuestros de niños por parte de brujas no será bienvenida por todo el mundo, especialmente por las brujas, comandadas por una Famke Janssen (la Jane de XMen), que parece encantada haciendo el mamarracho brujil, y acompañada de otra bruja lesbiana que lleva el peinado del Jonan de Baraka y un troll que es la vivita imagen del gran Ron Pearlman. Ahí comenzará una trepidante acción con brujas buenas, brujas malas, aquelarres, pasados traumáticos y hostias como panes gallegos.

La película nada en varios géneros pero no pertenece a ninguno: ni es de terror, ni de amor, ni de aventuras, ni de humor, ni de kung fu, ni de venganzas. Pero picotea de cada uno de ellos, quedando en un terreno de nadie que solo gustará al público al que va dirigida: un público adolescente de multisala, poco exigente, que va a pasar un buen rato con sus colegas al cine antes de irse a un burguer.

¿Cumple esas expectativas la película? Pues sí, porque como ejercicio de entretenimiento funciona, es ágil, de diálogos memos pero a veces divertidos, de acción trepidante con persecuciones, y lleno de lugares comunes propios del cine palomitero. Pero quien vaya buscando una vuelta de tuerca al cuento clásico, una reelaboración tipo las películas que se han hecho de Blancanieves, que se olviden. Esto es un blockbuster adolescente, sin ninguna pretensión más que la de entretenerlos, olvidable pero que divertirá a su público. Ahora quedamos a la espera de que alguien se atreva a hacer una versión de terror del cuento, poco tendría que cambiar del original y realmente nos tendría a todos pegados al sillón.

TRAILER

por Juan Antonio Ayllón Ranchal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.