Elefante Blanco, el cine Argentino nos sigue sorprendiendo

Elefante Blanco Cartel

Años setenta, Villa 15, Buenos Aires; un suburbio desde la puerta de atrás de la zona rica porteña. Hoy conocida como Ciudad Oculta porque en el año 1978, con motivo del Mundial de futbol, el gobierno de Videla decidió taparla con un gigantesco muro para que no quedara expuesta a los ojos curiosos de los turistas. El Mundial de Kempes, del pucherazo Argentina-Perú y de las torturas en la ESMA junto al Monumental de River. El Mundial del Adidas Tango.

Del director Pablo Trapero, uno de los exponentes del nuevo cine argentino de los años noventa y no creyente, Elefante Blanco es una película de denuncia social que levanta la alfombra de una de las vergüenzas del país sudamericano. Refleja la labor del día a día de dos curas y una trabajadora social que, a falta de medios y alimentos, tratan de nutrir de cariño y oración a una población que convive con la miseria. Un carrusel introspectivo del sacrificio y las objeciones morales que se les plantean en su voluntad de dulcificar la vida a los abandonados por la sociedad.

La Villa es un verdadero gueto consumido por la pobreza y la droga, construido alrededor de un mastodóntico hospital proyectado para ser el más grande de Sudamérica y que, debido a los cambios y golpes de gobierno, se quedó en proyecto. Ese elefante blanco sirve de vivienda y refugio a cientos de desamparados y desesperados que se ven obligados a guarecerse entre sus paredes a medio construir, sus cañerías de agua insalubre y convivir con las ratas.

Un magistral Ricardo Darín, el belga Jérémie Renier y Martina Gusman protagonizan un filme que pulsa la sensibilidad de los espectadores, a quienes hacen partícipes de su intento por conjugar la religión, el esfuerzo y la política, para hacer de una barriada inhóspita y marginal un lugar donde haya hueco para la esperanza y la sonrisa.
Trapero, un director joven, fan de tatuajes y trazas de gangster, nos regala una película que nos pone en contacto con el lado más humano de una historia real sobre el funcionamiento del mundo y el sufrimiento de los olvidados.

Por Enrique Novo Martín

Trailer Elefante Blanco

Un comentario en “Elefante Blanco, el cine Argentino nos sigue sorprendiendo

  • el 3 marzo 2014 a las 17:38
    Permalink

    En el momento que vi el tráiler me atrapó y por casualidad la pude ver en hbo filmes y puedo decir que es una propuesta maravillosa con una historia central que invita a la reflexión y al debate, y con diferentes relatos paralelos que, sin ser del todo atrapantes, acompañan correctamente la cruda y muy interesante narración principal. Vale mucho la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.