Festival FIELD DAY (02-06-2012) – Victoria Park – Londres

franz ferdinand

El festival londinense Field Day, es considerado uno de los festivales de un sólo día con mejor cartel. De hecho es uno de los más alternativos, marcando tendencia en el panorama musical y además, sirve de escaparate para los grupos emergentes anglosajones.

El evento se organiza desde 2006 en Victoria Park, un lugar verde y espacioso, en el que este año se situaron 6 escenarios protegidos con carpas circenses y en la zona más amplia y al aire libre, el escenario principal. Además, en esta edición, el festival se organizó en junio y no en agosto, como venía siendo lo habitual, coincidiendo curiosamente con las celebraciones del Queen’s Jubilee.

Mientras, en España se celebraba el Primavera Sound, uno de los grandes de la escena festivalera de nuestro país. Y a pesar de ello, nosotros nos decantamos por irnos a tierras británicas. Ha sido mi primera experiencia festivalera fuera de España, y ha superado mis expectativas.

La jornada duraba de 11 a 11 de la noche, horario muy británico, al que no estamos acostumbrados. Pero con el que se aprovecha todo el día, sobre todo si, por suerte, hace el buen tiempo que hizo. Entrar fue un momento difícil porque llegamos sobre la una de la tarde. Nos arrepentimos del retraso, ya que podíamos haber aprovechado mucho más. Era la maldita hora punta y se formó un tapón en las puertas del recinto, por lo que tardamos bastante en acceder.

Festival Field Day

Sin embargo, una vez dentro, se nos olvidaron todos nuestros pesares al ver el ambientazo. La diversión estaba asegurada. Y es que el Field Day es como un día de campo, con todas las atracciones y ocio que puedas imaginar: multitud de puestos de comida (había hasta paella!), mucha bebida, diversas actividades desde competiciones de carreras de sacos hasta un área de masajes. Sin olvidar los coches de choque y un entrañable carrusel de sillas voladoras. Y mientras, en todas las carpas, no paraban las actuaciones musicales.

Todo con un espíritu rústico que contrasta con el desfile de los londoners más modernos: gente guapa y a la última, pero sin resultar artificial, todo muy auténtico. Ni rastro de lo que creía que me iba a encontrar: ni adolescentes desbocadas, ni hooligans borrachos, como los que vemos en el FIB.

Y después de la primera toma de contacto, tuvimos que centrarnos y buscar los escenarios. Y aquí doy mi primer punto negativo porque estaban repartidos de forma extraña, y esto dificultaba ir rápidamente de uno a otro. Las carpas eran un poco agobiantes, porque se convertían en auténticas saunas. Aunque es verdad que fueron necesarias ante la alta probabilidad de lluvia de allí.

Otra crítica se la voy a hacer al solapamiento de los conciertos de los grupos principales. Para mí fue un desastre que concidieran Beirut con The Vaccines, Metronomy con Spector y sobre todo, Franz Ferdinand con Modeselektor, Mazzy Star y Baxter Dury. Pero esto es algo que suele pasar y más, en un festival de un sólo día con 80 grupos tocando. Cuando entramos ya habían acabado entre otros muchos, Here We go Magic, Julia Holter y Citiziens!. De lejos, se oía a Pond, grupo australiano de rock psicodélico y allí nos dirijimos. Pudimos disfrutar de las últimas canciones de esta banda que sonaba muy bien. Queda apuntada para escucharla más detenidamente.

Después hubo que ir corriendo hacia la carpa donde ya había comenzado Django Django. No me los quería perder, pero buscar la carpa, localizar a amigos y comprar bebida, hizo que los vieramos desde bastante lejos, sin poder entrar a la carpa. Menos mal que llegamos a escuchar “Storm” y su hit ” WOR “, que bailamos todos. Otro grupo que recomiendo, con un estupendo directo.

Tras ellos, nos volvimos a la esplanada del escenario principal donde tocaba Andrew Bird. Todo el mundo estaba sentado en el cesped, aprovechando el sol que salió, escuchando sus maravillosas melodías folk. Canciones con buen gusto, voz suave, que nos hizo de muy buena banda sonora para esa tarde. Por si le queréis ver, tocará en Madrid el próximo 12 de junio.

Después, tocaba el turno a Metronomy y automáticamente todos nos levantamos para bailar sus canciones tan pegadizas y electrónicas. Al acercanos, nos dimos cuenta, de que en función de donde nos situaramos, el escenario principal tenía una mejor o peor acústica. Finalmente, nos quedamos en el lateral, donde la gente estaba muy animada, bailando y tarareando el repertorio de canciones que fueron tocaron: “The Bay“, “Holiday“, “Heartbreaker”,“Corinne”,”The Look”, son ejemplos.

Y ya atardeciendo y tras la sesión de unos DJs que no me gustaron nada, comenzó Beirut. Aquí tuve un dilema, puesto que Zach Condon y su trompeta se deja ver muy poco por festivales.

Beirut Festival Field Day

Estuve muy tentada a quedarme a ver el concierto completo, pero The Vaccines me esperaban media hora después, y era uno de los grupos que más ganas tenía de ver. Pude ver 20 minutos y creo que fueron suficientes. Las canciones de Beirut son maravillas instrumentales, pero en directo no suenan igual. Comenzó con “Santa Fe”, algo que animó mucho al público. Y tuve suerte porque también pude escuchar la fantástica “Elephant gun”. Hay un video en youtube, donde se puede ver una espontánea masa de gente bailando al ritmo de esta dulce melodía que refleja el espectacular ambiente que se creó. Sin embargo, su dulce voz contrasta con lo ruidosos que suenan los instrumentos en directo. La exquisitez que le caracteriza se convierte en algo casi cutre, demasiada trompeta, acordeón y el sonido de una batería que no pega nada. Así que sin dudarlo, algunos de nosotros nos fuimos corriendo a la carpa de The Vaccines.

Qué ganas tenía de escucharles en directo y lo que nos costó introducirnos en la abarrotada carpa. Comenzó con una canción nueva, “No hope” y ésto, unido a que el cantante llevaba nuevo look, nos despitó bastante. Pero en seguida comenzaron con sus canciones bailongas “Wreckin Bar“, “Tiger Blood”, “Wolf pack” y ya con “If you wanna“, la temperatura de la carpa subió completamente. También tocaron “Post-break up sex” y “Wetsuit”. Era emocionante ver cómo todo el mundo se sabía las canciones y saltaba con ellas, se notaba que jugaban en casa. Estos londinenses defendieron muy bien su repertorio de guitarras y rock n’roll, pero también hay que decir que con “Nogaard”, mi canción favorita, el cantante se quedó casi sin voz. Menos mal que el público estaba volcado y nos la sabíamos.

Terminado este concierto, con el subidón, salimos hacia el escenario principal de nuevo, para ver a Franz Ferdinand, que cerraban el festival. Creo que retendré en mi memoria por mucho tiempo, el momento en el que fue oir la voz de Alex Kapranos y salir corriendo hacia ellos, escuchando “Michael“. Fue un momento de felicidad. Estos escoceses son veteranos de los grandes escenarios y festivales, y sin duda, verdaderos profesionales de hacer de su directo algo eufórico. Y aquí no fue una excepción. Al principio, la lluvia caía disimuladamente, y ellos iban tocando su gran repertorio de hits: “Tell her tonight”,” Do you want to”,”No you girls”,”The matinée” o “Walk away”. Estuvieron muy grandes y la esplanada abarrotada, estaba entregadísima. Incluso las canciones casi desconocidas del nuevo album que presentaban también caían en gracia. Era alucinante ver como, a la altura de “Take me out”, la lluvia era ya tan intensa, que todos estábamos completamente empapados. Pero la audiencia impasible, siguió gritando y bailando ante la tormenta eléctrica de temas como “Jacqueline“o “Ulysses“. Y como colofón final, cerraron con “This fire”.

Festival Field Day

Y así, con este subidón de adrenalina, tuvimos que abandonar el recinto…rodeados de paraguas y chubasqueros improvisados. Finalizó una gran jornada, con la sensación de que el día se nos había escapado de las manos….señal de que nos lo habíamos pasado en grande.

Uno de mis mejores festivales hasta el momento, por su diversidad, calidad y ambiente. MEMORABLE.

Fotos y Texto : Bea García Martínez

Foto Franz Ferdinand: DG Jones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.