THE SADIES (16-03-2012) – Sala El Sol – Madrid

the sadies

Lo de The Sadies el otro día fue un gusto. Placer enorme el de encontrarte un grupo en un intervalo de tiempo breve, unos siete meses y que el concierto sea diferente. Entre cual elegir, bueno, tampoco creo que haga falta ya que hemos tenido el placer de ver ambos. Por cierto, meritorio llenazo, teniendo en cuenta que Jon Spencer tocaba la misma noche, y también llenó.

No venían a presentar nuevo disco, porque no lo tienen, pero si habéis leído el cuestionario que preparamos para ellos, se podía pensar que con los múltiples proyectos que se llevan entre manos, cercanos al soul (Andre Williams) y al country (con su propia familia), los derroteros podrían venir por ahí en sus sonidos de directo.

Pero no, tal vez por el principio de acción-reacción, lo suyo tuvo una actitud que más bien fue de rock crudo, o punk si se prefiere. Sí, tal vez en muchos casos no difiriese del pasado concierto en la sala Wurlitzer pero la sensación general que quedó fue de cierto descontrol. Canciones revolucionadas de velocidad, actitud a las voces claramente berreante (especialmente en al caso de Travis Good) y una especie de jam-medley final con un Dallas Good bastante salido de madre.

Dicho así, tal vez parezca que fue un concierto demasiado informal en lo musical, pero nada más lejos de la realidad. The Sadies no necesitan un listado de canciones preconcebido y eso quedó demostrado el viernes. Se conocen muy bien entre ellos, tanto como a sus instrumentos, con lo que la parte musical queda a salvo. De hecho, quedó patente su maestría en un tema que a mi me parece especialmente complicado de lograr en directo, hablo de esa joya que es “Tell Her What I Said”, cuya parte central tiene un breve pero hermosísimo solo de mandolina, de una expresividad absolutamente prodigiosa. Sin mandolina, la cosa cambia pero lo supieron suplir a la perfección con las guitarras. Llegar a conseguir en directo lo conseguido en el estudio con Darker Circles, en este caso, es muy difícil, y si bien no lo superaron, si lo sustituyeron. Chapó.

Aparte de este tema, hubo otros como el “Stories Often Told” que sonaron con matices, pero como decía, primó el juego de guitarras endurecidas, especialmente para poner punto y final a canciones como “Another Year Again” ó “Ten More Songs”, mezclados con juegos country tradicionales del dominio público como es “Higher Power” o versión de los Byrds además de sus animados cortes instrumentales.

El caso es que el concierto brilló definitivamente con el éxtasis final de Dallas Good. Con el grupo intentando seguirle, este se decidió a repasar el cancionero, me atrevería a decir, de gente como The Who, del garage (el “Psychotic Reaction” de Count Five) o rock and roll tradicional, que se fundió en un tema de ¿diez o quince minutos?, en el que llegó un momento que lo mejor era flotar.

A finales del 2011 vimos a unos The Sadies que se dejaron llevar por el público, tocando un repertorio enorme y saliendo a hacer bises hasta cuatro veces por aclamación popular. A principios de 2012, hemos visto a The Sadies dejándose llevar por ellos mismos, interpretando a su propio placer y desarrollando las canciones o cambiándolas (sí, también) dejándote el gusto en los oídos de ver a unos tipos que al igual que su cancionero, son polifacéticos manteniéndose en cualquiera de los casos como una exquisitez.

Por Rock In Chains
Foto Cancho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.