JON SPENCER BLUES EXPLOTION + DESGUACE BENI (16-03-2012) – Sala Joy Eslava – Madrid

Jon spencer Blues Explosion

Jon Spencer Blues Explotion no necesita un nuevo disco para llenar ninguna sala. Su apabullante directo, su afamada actitud y su indomable reinterpretación de la música tradicional americana les sirvieron de reclamo para agotar todas las entradas de la sala Joy Eslava de Madrid este pasado 16 de marzo. Las promesas se cumplieron y el trío neoyorkino volvió a dar uno de los shows más salvajes que se pueden ver hoy en día. Durante una hora y media de energía ininterrumpida, todos nos dimos cuenta de que allí era exactamente donde teníamos que estar.

 

Sin embargo, cuando empezaron Desguace Beni todavía no había llegado casi nadie. Lástima, porque su propuesta de rock cavernícola hubiera sido de buen agrado para los fans de Jon Spencer. En un formato primitivo de guitarra y batería, el dúo avanzaba como una apisonadora machacando con temas instrumentales en los que se mezcla el blues, el punk y el garaje más sucio y pantanoso. Pese a la mínima relación con el público del grupo, que se limitó a fijar su mirada inmutable en sus instrumentos o en su compañero, y a que en algunos momentos la simplicidad que alzan como bandera jugó en su contra, tras media hora de ritmos golpeados y rifs repetitivos y contundentes consiguieron convencer de que su música queda bien descrita por el desguace de su nombre.

Desguace Beni

Apenas unos minutos después de las nueve el lugar parecía otro y la expectante multitud que abarrotaba la sala rompía en vítores y aplausos ante la llegada de los padres del punk blues. Jon Spencer (voz y guitarra), Judah Bauer (guitarra y voz) y Russell Simins (batería) no se hicieron de rogar y desde el primer tema arrancaron con una acelerada intensidad que no decayó hasta el final del concierto. Fueron hilando una tras otra versiones distorsionadas y frenéticas de temas de sus más de 20 años de carrera, no dejando más que un limpio golpe final entre canción y canción.

 

Empezaron con su vertiente más punk, trasformando sus cortes en rápidos y efectivos disparos de guitarra, batería y voz, casi irreconocibles en las grabaciones de sus discos. Cuando sonó Sweat, la pista entera bailaba rendida al ritmo marcado por el grupo, y el movimiento no se detuvo durante las más 20 descargas de no más de tres minutos del punk blues más sucio y sudoroso. Como si de un discurso bien hilado se tratase, el concierto transcurrió de manera continua, aunque no fue plano, también hubo espacio para momentos más relajados, como I wanna make it all right, aun así acelerada frente al original grabado en Acme (1998).

 

No necesitaron ni un segundo para retomar el aliento o beber agua, ni una lista escrita que les indicara qué seguía después en su imparable espectáculo. Sincronizados como un reloj, en una muestra de exquisita profesionalidad, conducían recto en su viaje al infierno mediante un caos aparente de ruido, coronado en un par de temas por los apoteósicos chirridos del Theremin. El público avanzaba con su ritmo endiablado, bailando, saltando, aullando y contestando a los continuos ‘yeahs’ que Jon Spencer lanzaba desde el escenario.

 

Tras una hora y media de concierto, con un extenso bis para rematar el show con seis últimos puñetazos, el grupo se despidió estrechando las manos de un público sonriente, después de haber  mostrado que pese a que los años no pasan el balde, la banda continúa bien engrasada y la fama que les precede sigue siendo merecida. Al ver a Jon Spencer, enfundado en sus pantalones brillantes de cuero, dando saltos imposibles, tragándose el micrófono y rugiendo desde el lado más salvaje todavía ves ante tus propios ojos cómo la explosión de blues hace estallar las cabezas de todos los que están por delante.

 Jon Spencer Blues Exlopsion

 

Damage (2004) es su más reciente grabación original. En 2007 lanzaron Jukebox Explosion Rockin’ Mid-90s Punkers, un disco de rarezas y en 2010 editaron Dirty Shirt Rock ‘n’ Roll: The First Ten Years, un disco recopilatorio de los primeros diez años de su carrera.

Por Agata Timón.

Fotos: Ricardo FeiticeirA para www.feiticeira.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.