DEADSTRING BROTHERS(24-11-11) La Boite – Madrid

 

Con Deadstring Brothers parece que sus máximas influencias artísticas hayan supuesto también una influencia tormentosa como banda. Los Deadstring Brothers que nos visitan en el 2011, distan mucho de ser aquellos teloneros de Marah que se comían el mundo. También distan de ser esa banda de polvo y carretera, de patear garitos y disfrutar haciendo lo que probablemente, mejor sepan hacer, que es atacar con ganas y garra su repertorio, lleno de buenas canciones.

Con esta nueva versión, a nuestro parecer, y mira que duele, nos encontramos con algo parecido a una banda y que no deja de ser un proyecto en solitario de su líder, con cierta carencia de chispa.

Solemos dejar una semana de paso para hablar de los conciertos, más bien para verlo con un poco de perspectiva, si es que eso es posible, y la verdad es que a este concierto no le sentó bien.

Puede que la culpa la tenga que el nivel es muy bueno, exageradamente bueno según que casos hoy en día, eso podría hacer que por comparación (sí que son odiosas, síwinking, la cosa saliese bastante desfavorable de cara a nuestro grupo pero lo cierto es que incluso comparándose consigo mismos (mejor habría que decir, consigo mismo, sin plural) la cosa no mejora.

Una de las pocas cosas que no me gusta en un concierto de clásico rock ´n´ roll es que se venga con la opción de cumplir la papeleta, con el consiguiente concierto fofo y falto de chispa. Y eso es lo que ocurrió la pasada noche. Puedes pasar por alto que un concierto de esas características solo se sostenga por una cuidada elección del set list, y no fue el caso, que la actual banda no tenga ni un solo miembro antiguo, que sonasen a banda de acompañamiento. Ojo, no que lo sean, si no que sonasen a ello pero al final todo ello junto acaba pesando.

No fue un concierto lastimoso, llegaron, tocaron (brevemente, por cierto) y se fueron. Y eso es lo malo, que conciertos así puedes verlos a montones.

Pensemos que fue una mala noche, al fin y al cabo, podéis leer aquí nuestra opinión sobre otro concierto suyo al que tuvimos la fortuna de acudir. Pensemos que Kurt Marshke está en una etapa de transición y confiemos en que en el futuro encuentre a otro tipo de la calidad de Spencer Cullum que nos haga pensar, o mejor, sentir que las palabras que dijo en el concierto: “Esta es la mejor banda con la que he estado nunca y son mis mejores amigos”, no nos suenen tan tibias, como tibio fue el concierto, y ardamos en deseos de volver a verlos.

Por Rock in Chains

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.