CASTAÑAS Y BUÑUELOS (VARIOS ARTISTAS) (8-11-11) – La Riviera – Madrid

 

El nuevo mini festival sacado de la manga aprovechando la festividad de la Almudena en Madrid comparte todos los errores de estos festivales en salas, bebida a precio de oro y si tiene hambres te comes la uñas porque olvidate de salir fuera a por un bocata porque luego no te dejan entrar, eso si, podías conformarte con tristísimo buñuelo si tenias suerte de verlos pasar, todo esto a pesar que desde la organización animaban a ir en bici y a hacer extensible la fiesta a fuera del recinto, inexplicable. El único consuelo que queda es que después de muchos conciertos todo esto ya me lo esperaba.

Resulta raro acudir a un festival que en su cartel tiene una mezcla tan dispar como es La estrella de David, Manel y Nacho Vegas con Zombie kids, realmente te das cuenta que si estas animado y en buena compañía casi te da igual lo que te echen si tiene calidad, y ese no fue el caso de ver pinchar a J de los Planetas, a quien hay que agradecer que la mitad del aforo se fuese y estuviéramos mucho más anchos para ver a Zombie kids, ¿cómo es posible hacerlo tan mal? no le pedíamos mezclas y una sesión super currada pero por lo menos que sepa cual es el botón play y cual el stop para ahorrarnos esos cortes en su sesión, por cierto, me dicen que J pone La revolución sexual de La casa azul y no me lo creo.

Ahora que hemos hablado de lo malo vayamos a lo que mereció la pena: Nacho Vegas, No puedo decir nada de los otros grupos porque no llegué a tiempo para verles pero del concierto del Nacho Vegas si puedo decir que estuvo a la altura que se espera para un concierto que fue bastante corto aunque desde Cuando te canses de mi hasta La gran broma final hizo cantar a toda la sala, aparecieron canciones no muy habituales como Ocho años y medio y las nuevas de su nuevo EP Cuando todo haga crack. Lo mejor de la noche pero muy corto.

Y los Zombie kids lo tenian bastante fácil después del desastre de J, no son santos de mi devoción pero con poquito nos hicieron bailar con sus ritmos imposibles la hora de irnos a la cama.

Por JPZafra Cosas que pasan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.