Canciones al Completo: “Basket of Eggs” de CLUTCH

Clutch

Parece que Clutch ya son un grupo reconocido. Y se lo merecen. Personalidad y buenos discos. A veces muy buenos. Con Earth Rocker, su última obra parece que la cosa ha ido bastante bien. Un disco directo y contundente que enmarcar junto a otros grades logros como son From Beale Street to Oblivion, Clutch o Strange Cousins From the West.

Hoy traigo una canción de su álbum Jam Room. Tengo cierta debilidad por este disco que de hecho es la antítesis a Earth Rocker, lo que les engrandece aún más. Os acerco esta canción porque me he despertado con ella en la cabeza y hasta que han pasado 15 minutos no conseguía localizarla. Por supuesto, he pinchado el disco y me he decidido a traducir la letra.

Portada

Un tema con referencias a mitología escandinava (si queréis saber qué es Yggsdrasil leeros las Eddas y disfrutaréis mucho, siempre que os guste la mitología), folclore (esa mandrágora a tallar) y puede que religiosas (“through a glass darkly”). No sé muy bien de qué trata así que podéis dedicaros a interpretar que es más entretenido. Por otro lado, tiene figuras muy evocadoras. Un alegrón despertarse con un tema así. Cuánto placer da la música.

Cesto de Huevos

A través de un vaso oscuro, te buscas a ti mismo,

pero la luz es tenue a pesar de estar bajo Yggsdrasil.

Un cesto de huevos te permite contar tus días.

Aunque tu tripa queda llena, las cáscaras quedan.


Te puedo decir qué has bebido, por el olor de tu aliento.

Otro sorbito, un poco más endeudado.

Puedes reposar tu cabeza en tus manos arrugadas,

pero cuando despiertas, estás en otra tierra.


En campos de verdor infinitamente ondulante

encuentras un nido caído donde no hay árbol.

Marca al sabueso de pardo pelaje, atado a la raíz de la mandrágora.

¿Osarás tallar un rostro en ese alimento virtuoso?


Puedo contarte lo que estás pensando. Lo veo cada día.

Te ayudaré con tu abrigo, te veo en ruta.

¿Estás seguro de seguir caminando en una noche como esta?

Mira, allá va otro ahora. Algún día, lo juro, no se perderán.


A través de un vaso oscuro, te buscas a ti mismo,

pero la luz es tenue a pesar de estar bajo Yggsdrasil.

Un cesto de huevos te permite contar tus días.

Aunque tu tripa queda llena, las cáscaras quedan.

Por La encrucijada
Foto Gerhard Kühne

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *