BLOOD RED SHOES (22-03-2014) – Sala Copérnico – Madrid

BLOOD RED SHOES

DÓNDE, CUÁNDO:Sala Copérnico, Madrid, 22 de marzo de 2014.

CUÁNTAS:Repleto.

CÓMO:Divertido (para golpearse con el resto del público,
berrear las canciones aunque no te las sepas y agitar los brazos).

Teloner*s:SÍ, SLAVES

Blood Red Shoes Madrid

Hits y nada más que hits.

Blood Red Shoes Madrid
La sucesión de ritmos bailables, rifts melódicos y estribillos coreables del dúo consiguieron la rendición del público desde la primera canción. Pero la apuesta sobre seguro también tiene un inconveniente: puedes aburrir la falta de riesgo. Y por monotonía.

Precisión.

Blood Red Shoes
Steven Ansell y Laura-Mary Carter ejecutan el directo como dinamita, y no fallan ninguno de sus golpes. Además, el equilibrio de la intervención entre l*s dos miembros del grupo –instrumentos con protagonismo simétrico, amb*s cantan, amb*s corean- es impecable.

(Sin embargo) ¿De quién es este grupo?

Blood Red Shoes Madrid
“Este es un tema nuevo del último disco de MI –primera persona del singular- grupo” ¿Por qué, en varias ocasiones, Steven Ansell hablaba en primera persona del singular de Blood Red Shoes? Raro.

Inmediatez.

Blood Red Shoes  Madrid
Las canciones llegan rápido y cómodamente al estribillo. Las guitarras y las baterías –reforzadas con efectos digitales- van directas, con urgencia, al momento álgido de la fiesta.

Smells like teen spirit.

Blood Red Shoes Madrid
Casi todo lo acontecido en la sala Copérnico olía intensamente a espíritu adolescente. Público siempre brincante y celebraciones joviales de todo sencillo instante.

Siempre hacia arriba.

Blood Red Shoes Madrid
El eterno recurso de acelerar el ritmo, o aumentar intensidad (subidón-subidón) sigue funcionando a la perfección.

HEH-HEH-HEH.

Blood Red Shoes Madrid
No faltó la coyuntura para los cánticos futbolísticos-verbeneros.

¿Y qué pasó antes?

Slaves Madrid
Dos hooligans sacados de un pub de las afueras de Londres decidieron hace unos años montar un grupo de rockandrol. Posiblemente las leyendas entorno a las drogas y al sexo les motivaron, además, si las cosas fueran bien podrían acceder a una cierta posición de poder desde la que podrían criticar y juzgar moralmente a todas aquellas mujeres que les habían rechazado sexualmente en el pasado. Las llamarían putas y viejas. Harían una canción de eso. También sobre lo poco atractivo que es cuando sus amigas se pegan fuera del pub. Llamaron al grupo SLAVES (cuidado, no confundir con la banda de rock experimental de Sacramento), y empezaron a quedar en el garaje de uno de ellos. Habían escuchado suficiente punk (ventajas de nacer en el Reino Unido) y no se les daban mal de todo sus respectivos instrumentos (guitarra distorsionada, batería simplificada). Su violencia se transformaba en contundencia sobre el escenario, y compusieron un puñado de canciones directas y efectivas. Empezaron a sonar en las radios locales, y sus directos sudorosos y testosterónicos obtuvieron una cierta fama, hasta llegaron a ser teloneros de Blood Red Shoes y venir a España, beber sangría hasta morir y visitar el Bernabeu.

Blood Red Shoes Setlist madrid



 

BAMBAM

Bambam son puñetazos de cultura.

Cansadas de la crónica musical más tradicional,

Sin los recursos de historia y sociología de la música moderna necesarios para hacer una buena contextualización, nos quedamos en la inmediatez del AHORA, en los flashazos de la vivencia, en las emociones de nuestras entrañas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.