DIRT RIVER RADIO – Come Back Romance, All is Forgiven & DIRTY YORK – Feed The Fiction

DIRT RIVER RADIO - dirty york

Lo de estos dos grupos australianos no se puede decir que sea la misma música, ni mucho menos, pero nos sirve para lanzar la mirada hacia una parte de Oceanía y que lo haga más gente. De Nueva Zelanda y Australia nos han llegado artistas en los últimos tiempos que han pasado a formar parte de nuestra discografía selecta particular como son Jen Cloher, Heart Attack Alley, C.W. Stoneking o Fiona Boyes, por mencionar los que más han castigado nuestros oídos. Curiosamente ninguno de ellos suena ni mucho menos a los dos que hoy vamos a presentar y de los cuales, aunque sus trabajos no suenan tan personales e impactantes, está claro que no están exentos de buenas canciones y por tanto, calidad.

Los más alejados de los artistas antes mencionados serían Dirty York, aunque muy cercanos a otros compatriotas suyos como son The Widowbirds o My Dinamite. Dirty York practican rock & roll de la vieja nueva escuela. Mal que les pese, las comparaciones con The Black Crowes continuarán, al igual que las posibles comparaciones con The Quireboys. Es normal, ya que la estela Rolling Stones/Faces es alargada. Si a eso unimos que la voz de su cantante Shaun Brown recuerda a la del líder córvido, las comparaciones no están de más. Aunque eso sí, hablamos de los Crowes de los inicios de sus dos primeros discos o de “By Your Side”, ya que Dirty York tienen un espíritu, ya sea en temas duros o en medios tiempos, más directo que rememora aquella época.

El caso es que las canciones en general tienen ese componente adictivo ya desde la harmónica y los coros negroides de su primer tema “Be Home & Alive” hasta los templados teclados del calmado tema final “See Beyond”. En mi caso, agradezco mucho cuando se alejan de los patrones sónicos de sus grupos de cabecera, aunque sea ligeramente y me parece que hay un trío de canciones, “Keepin´ Me Up”, “Sweet Sensation” o “Never Show”, alejado sónicamente del resto. La primera de ellas, por su ambiente roquero directo pero coros más pop, me trae a la mente a unos Urge Overkill, así como “Sweet Sensation” en esas guitarras dobladas hacia el final de la canción nos lleva hacia Lynyrd Skynyrd. Pero lo mejor del álbum tal vez sea esa “Never Show”, digna de una banda de estadio con unos coros bastante atómicos que te llevan hacia el Glam o cualquier grupo de los setenta un tanto grandilocuente.

Dirty York llevan ya tres discos de larga duración y no podemos comparar con los anteriores pero al menos, aunque suene mánido y tópico decirlo, este Feed the Fiction tiene todos los componentes que no deberían faltar en la música: gusto por lo que se hace, aunque el estilo utilizado evite sorpresas.

En el caso de Dirt River Radio, no es su tercer disco aunque podría serlo. Ya salido bajo el mismo título y otros distintos, este romántico Come Back Romance, All is Forgiven se lleva editando como E.P. y como larga duración bajo el título de Beer Bottle Poetry, siendo el pasado 2012 el elegido para editarlo definitivamente bajo el primer nombre mencionado. Y podríamos decir que lo suyo poco tiene que ver con el rock de estadio y su sonido recuerda más bien a una mezcla de espacios reducidos, tabernícolas, mezclados con fronteras sucias e inabarcables.

Así, el disco se inicia con las típicas trompetas mariachis, pero poco festivas, ambientales, sirviendo de introducción a una suave tonadilla que se deja llevar por las guitarras acústicas no exentas de esa amplitud que hemos comentado y que se acaba centrando en el lamento de su cantante, Heath Brady.

Pero al igual que el disco de Dirty York, este álbum no explota hasta llegar a “Chase the Sun” que con su stomp rock ´n´ roll echado hacia las canciones del country rock, inicia una serie de temas de muy distinto tono que hace al disco adquirir otra altura. Al igual que con su primer tema, poco tienen que ver, ya sea por el estilo o por la canción en si “Chase at the Sun”, “All my Friends”, “The Boys in the Public Bar” y “Devil on the Road”. La primera, canción rítmica y energética da paso a “All my Friends”, piano de bar, sonidos de voces poco respetuosas, botellas y poco a poco la cosa se va elevando con Cam Adams acompañando con las teclas blancas y negras. Al final tumulto de voces que parece, aúllan a la amistad, uniéndose todos en un mismo sentimiento. Siguiendo con ese sentimiento comunal, “The Boys in the Public Bar” parece que canta, de una forma un tanto oscura, a las acciones comunes del lugar objeto de su título, tal vez el punto álgido del álbum. Curiosamente la continuación trata de una canción que no desentonaría en los temas más acústicos del “Throwing Cooper” de Live, un grupo con el que esta grabación tiene poco que ver, aunque con todo, en este caso te evoca a aquel, al menos al principio. Tras esto el disco se desliza con calma pero con nervio (“I´ll Be the One” es la muestra) hacia la bella “A Song For You”.

Tanto Dirty York como los muchachos de Dirt River Radio nos traen una serie de canciones, unas con más fuerza que otras pero en todo caso interesantes. En Come Back Romance, All is Forgiven con más variedad de estilos, tal vez, o de influencias. O quizás estas en mayor número, lo que unido al número de temas, acaba siendo un paseo que se hace breve y que termina lánguidamente dejando un buen sabor de boca, tras repetidas escuchas. En ambos casos.

Por Rock in Chains

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.